Noticias Depto. de Historia

Importados: el "Pato" Fillol

El Departamento de Historia de la Asociación Atlética Argentinos Juniors repasa el paso del mejor arquero en la historia del fútbol argentino por la valla del Bicho.

Es de público conocimiento que el perfil formador es uno de los principales motivos por los que Argentinos Juniors dispone de renombre internacional. Nos enorgullece ser la principal cantera de ídolos para propios y ajenos en el fútbol argentino. Esa identidad y las humildes condiciones económicas que fueron la constante a lo largo de nuestros más de 112 años de historia son las responsables de que no nos hayamos caracterizado por la incorporación de jugadores de primera línea en su apogeo, con contadas y muy honrosas excepciones. Para traer el recuerdo de estos casos es que inauguramos esta nueva sección, en la que daremos cuenta de la trayectoria y del desempeño en el club de los jugadores más destacados que no hayan surgido de nuestras formativas. Qué mejor que comenzar con el caso de Ubaldo Matildo Fillol, campeón mundial con la selección argentina en 1978 y reconocido de forma unánime como uno de los mejores arqueros en la historia del fútbol.

Sus antecedentes

Nacido en la localidad bonaerense de San Miguel del Monte en julio de 1950, comenzó su carrera profesional defendiendo la valla de Quilmes. Cuando apenas contaba con 18 años de edad, debutó en Primera División en un partido entre el “cervecero” y Huracán disputado en el estadio de Boca Juniors por la decimosegunda fecha del grupo “B” del Torneo Metropolitano de 1969. Tras tres temporadas en que se destacó ante todo por su excelente físico, por sus magistrales voladas, por su liderazgo y por su gran personalidad, fue transferido a Racing, donde atajó por un año antes de llegar al club donde se consagraría: River Plate. 

Con la llegada del querido y recordado Ángel Labruna a la dirección técnica del “millonario” en 1975, el equipo –en el que Fillol era titular indiscutido- inició una racha soñada que lo llevó a la conquista de siete títulos en igual cantidad de temporadas (seis de ellos bajo el mando táctico del “Feo” y el último, el Nacional 1981, con Alfredo Di Stéfano como entrenador). 

Durante esa exitosa etapa en el club de Núñez comenzó a ser habitué de las convocatorias a la Selección nacional, y fue suplente de Daniel Carnevali en la Copa del Mundo de 1974. Cuatro años más tarde, el “Pato” tuvo el gran honor de ser el arquero del primer seleccionado argentino campeón mundial, tras ser titular en los siete partidos de Argentina 1978. Enfundado en el dorsal Nº 5, fue fundamental para la obtención del título, tanto por su condición de líder y referente como por haber logrado mantener la valla invicta en los tres cruciales partidos de la segunda ronda. César Luis Menotti le mantuvo la titularidad en España 1982.

Su llegada a Argentinos: ¡Gracias, Labruna!

Ídolo, titular, líder y referente de River, pocos podían esperar que alguna vez quisiera dejar ese club. Y sólo a un iluso se le podía ocurrir que la consecuencia de eso fuera su llegada a un Argentinos que vivía momentos de cambio con un futuro incierto. Lo concreto es que la situación financiera riverplatense distaba de ser la mejor. Durante el torneo de Primera División de 1983, casi todos los integrantes del plantel profesional del club de Núñez sufrieron la falta de pago de sus salarios. Eso condujo a una medida de fuerza gremial de los futbolistas y a un gran conflicto que afectó mucho a Fillol, quien acabó por rescindir su contrato. 

Mientras consideraba incluso dejar la actividad profesional, atendió un llamado de un viejo conocido, Ángel Amadeo Labruna, quien por entonces se desempeñaba como DT de Argentinos Juniors. Tras entusiasmar al “Pato” con un proyecto deportivo que lo sedujo (y encabezar personalmente las arduas gestiones requeridas para contratar a un futbolista en plena disputa del certamen profesional), don Ángel logró que el Bicho tenga al arquero que todos querrían.

Su trayectoria en Argentinos

La plena vigencia en que se encontraba Fillol por entonces llevó a que desplace de la titularidad a Mario Alles (héroe en la conquista de la permanencia en agosto de 1981) y al paraguayo César Mendoza, otro arquero que había sido seleccionado por Labruna. Debutó en un triunfo por 1-0 ante Racing de Córdoba en el estadio de Ferro, un día antes del 79º aniversario de Argentinos. Se ensambló rápidamente en el primer equipo, pero pronto se vio afectado por el súbito fallecimiento del entrenador, al día siguiente de un empate en uno jugando como local ante Estudiantes de La Plata por la 17ma fecha, y cuando habían cosechado juntos dos triunfos y dos empates.

Defendió el arco del Bicho en 17 partidos, logrando mantener el cero en cinco ocasiones, y atajando dos penales (a Mario Finarolli de Temperley y a Daniel Sperandío de Rosario Central en las fechas 20 y 24, respectivamente) de los ocho que le ejecutaron. Luego de un triunfo como local por 2-1 ante Huracán en el Ricardo Etcheverri, disputado el 13 de noviembre de 1983, dejó el equipo para continuar su carrera en el Flamengo de Brasil. Cerró su ciclo en Argentinos con un récord positivo de siete triunfos, cinco empates y cinco derrotas.

Luego de su paso por el club, siguió siendo el titular del seleccionado nacional en las eliminatorias para el Mundial de México 1986 (aunque no llegaría a disputar ese campeonato). Obtuvo un título en el conjunto carioca y otro en su siguiente club, el Atlético de Madrid. En 1986 regresó a Racing, donde sería capitán y gran figura en la obtención de la Supercopa de 1988. Terminó su exitosa carrera recién en 1990, a los cuarenta años de edad, y mostrando un gran nivel en el arco de Vélez Sarsfield.

Breve pero bueno fue el paso de este mítico futbolista por la valla de Argentinos. El cariño resulta recíproco, lo que se manifestó claramente en diciembre de 2003, cuando fue una de las grandes figuras que formaron parte del evento de reinauguración del Estadio. Vecino de Villa del Parque, barrio donde predominan los hinchas del “Bicho”, Fillol también es parte de nuestra historia grande.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

De Biase, Pablo, y Maladesky, Adrián (editores), ABC de los Mundiales, libro de las Copas del Mundo. Buenos Aires, AGEA, 2002.

REFERENCIAS HEMEROGRÁFICAS

Diario Clarín Deportivo (VV. EE., 1983)
Diario La Nación (VV. EE., 1983)
Diario La Razón (VV. EE., 1983)
Revista El Gráfico (VV. EE., 1983)

REFERENCIAS ESTADÍSTICAS: 

Consultadas en RSSSF.com 

Créditos: Osvaldo José Gorgazzi.