Noticias Depto. de Historia

Un poco de historia entre Argentinos y Ferro

El Departamento especializado repasa algunos duelos de este partido tan tradicional.

Todos los que conocemos al menos una parte de la Historia de nuestro club podemos darnos por aludidos y sacar pecho cuando se habla de un club fundado en el año 1904 en el corazón de la Ciudad de Buenos Aires por iniciativa de un grupo de trabajadores, que tiene en el fútbol su principal actividad, que mantiene un vínculo entrañable e irrompible con el barrio que lo cobija, que cambió alguna que otra vez los colores de su indumentaria pero vistió por años de verde y blanco, que tuvo rendimientos dispares en el período amateur, que es uno de los 18 fundadores de la Primera División profesional del fútbol argentino, que alcanzó sus mejores resultados en la década de 1980 jugando en el Estadio Arq. Etcheverri y que se lista entre los quince primeros equipos de la clasificación histórica de la Primera División de nuestro país. Cuánto más vamos a pensar que están hablando de Argentinos si también se hace referencia a profundos vaivenes en lo deportivo e institucional en los últimos veinte años, a una identidad futbolística bien definida, a una destacada vida social y recreativa en sus predios, o a un club que pudo superar momentos complejos por el compromiso y la inquebrantable voluntad de sus socios. Pues bien, no deberíamos precipitarnos pues hay otro club que comparte con nosotros todos esos rasgos y algunas cosas más. Ferrocarril Oeste, nuestro vecino del barrio de Caballito, es lo más parecido a una institución análoga que podemos encontrar entre las afiliadas a la AFA, dejando de lado las pequeñas diferencias. Fundados en simultáneo y habiendo crecido a la par, el “Verde” y el “Bicho” tienen todo eso y mucho más en común.

En el aspecto deportivo, el que aquí nos convoca, podemos decir que estos conjuntos se han enfrentado desde el período amateur, en el que eran animadores de la primera categoría, aunque habitualmente estaban lejos de puestos de vanguardia. De hecho, como para ratificar los paralelismos existentes entre ambos, habían finalizado el último torneo del amateurismo en las posiciones 17 y 18 entre 36 participantes, superando Argentinos apenas por una unidad a su par de Caballito en la tabla de posiciones final.

Otro mojón significativo en el camino futbolístico de Argentinos y Ferro se dio en la primera jornada del primer Torneo de Primera División profesional del fútbol argentino. El 31 de mayo de 1931, criollos y verdolagas daban sus primeros pasos en la flamante categoría rentada enfrentándose en el field del equipo de Caballito, en un partido que concluyó con un marcador favorable al dueño de casa por 2-1. En la fecha 18, que dio inicio a la segunda rueda del certamen, el Bicho se desquitó y se impuso como local en su estadio de Avenida San Martín y Punta Arenas por 3-1, emparejando el historial profesional y marcando una tendencia de paridad dentro del campo de juego que sería un rasgo distintivo de la experiencia compartida de ambas instituciones. 

Buceando en un historial de torneos locales compartido literalmente desde el primer partido profesional de la historia de ambos clubes, podemos asombrarnos al ver que el Tifón y la Locomotora del Oeste no se sacan ventajas en aspecto alguno: en partidos por Primera División se registran 29 triunfos por lado e incluso ¡la misma cantidad de goles a favor! (111). Como es de esperarse, no ha habido goleadas notorias a favor de alguno de los dos (apenas un puñado de veces hubo un triunfador con más de tres goles, y las mayores diferencias registradas hasta el momento fueron un 4-1 a favor de Argentinos en el Clausura 1992 y un 4-0 para Ferro en julio de 1935). Es sólo en partidos de ascenso donde se percibe alguna diferencia: el equipo de Caballito tiene una leve ventaja de cinco triunfos contra uno en ocho partidos jugados y de 20 goles convertidos contra apenas siete del Bicho. El último enfrentamiento tuvo lugar el 30 de noviembre de 2014, en el segundo partido disputado entre ambos en el torneo de Transición de la Primera B Nacional. Se jugó en el Estadio Tomás Adolfo Ducó -donde el Verdolaga fue local- y terminó 1-0 a favor del Argentinos de Riquelme. Cabe destacar, insistiendo con observar lo parejo del historial, que el partido previo de ese mismo torneo había sido ganado por Ferro también por la mínima diferencia en el Diego Armando Maradona el día 27 de septiembre de aquel año.

Por último, queda por destacar los que tal vez fueron los cruces más importantes en todo el historial entre ambos clubes: los que se dieron en la fase de grupos de la Copa Libertadores de 1985. Disputada bajo el viejo sistema de dos clasificados por federación y de dos países en cada uno de los grupos iniciales, esa edición del certamen continental emparejó a los clubes argentinos con los brasileros, con lo que el grupo 1 contó con los conjuntos cariocas Vasco da Gama y Fluminense y los porteños Argentinos Juniors y Ferrocarril Oeste, clasificados como vigentes campeones del Torneo de Primera División y del Nacional de 1984, respectivamente. Ferro se impuso por la mínima en el primer partido y Argentinos ganó por 3-1 el duelo de revancha. Habiendo superado con cierta comodidad a los contendientes del vecino país (que apenas rescataron dos empates en ocho partidos jugados), los de La Paternal y los de Caballito finalizaron la primera ronda empatados en la primera colocación con 9 puntos, producto de cuatro triunfos, un empate y una derrota. Como aún no se recurría a desempatar por diferencia de gol ni por el resultado combinado de los partidos entre ambos (modalidad que hubiera favorecido al Bicho), los equipos tuvieron que jugar un tercer partido para definir al clasificado al grupo de semifinales, donde aguardaba el Independiente de Bochini, vigente campeón intercontinental. Recién ahí hubo un claro vencedor: el Argentinos de José Yudica, que se impuso por 3-1 con un doblete del “Bichi” Borghi y un tanto de Carlos Ereros. Pese al descuento de Oscar Garré, el Tifón de Boyacá se hizo con la clasificación y, algunos meses después, se convirtió en el quinto equipo argentino en ganar el máximo trofeo del fútbol latinoamericano.

Las diferencias en el estilo futbolístico que se pregona o en la suerte dispar que ambos clubes han tenido en los últimos años no opacan una larga historia acontecida en paralelo y que además incluye la cercanía geográfica, como tampoco lo hacen la mayor cantidad de títulos obtenidos por el primer equipo de Argentinos o los notables y meritorios logros de Ferro en otras disciplinas como el básquetbol o su importancia en el plano social. Sirvan estas líneas para pensar en la importancia del apoyo mutuo entre las instituciones y sus miembros (máxime teniendo en cuenta los vaivenes que ambos clubes han atravesado en años recientes, y la forma en que han logrado salir adelante), y para llamar a la reflexión de quienes buscan robarse el protagonismo de lo deportivo y ensuciar lo que es una confrontación estrictamente futbolística. Son más las similitudes que las diferencias, y una historia compartida y signada por momentos excelentes y de los otros es más importante que cualquier detalle.
 

Referencias bibliográficas:

Frasso, Hugo, Argentinos Juniors, historia de un sentimiento. Buenos Aires,
Ed. Del autor, 2004.
Lombardi, Diego (editor), 110AAAJ, de mártires a bichos. Buenos Aires, Ed.
Del autor, 2014.
Referencias hemerográficas:
Diario Clarín deportivo (VV. EE.)
Diario La nación (VV. EE.)
Revista «El Gráfico» (VV. EE.)
Revista «Sólo fútbol» (VV. EE.)
Referencias estadísticas:
Consultadas en RSSSF.com
Créditos: Osvaldo José Gorgazzi, Víctor Hugo Kurhy, Pablo Ciullini y Karel
Stokkermans.

Sitios web:

Ferrocarriloeste.com.ar
Ferrocarriloeste.org.ar/historia
Agradecimiento: Diego Jolodovsky, miembro del CIHF (twitter.com/JoloFutbol)