Noticias Medios Gráficos

El partido bisagra

Se cumplen siete años del histórico encuentro que Argentinos le ganó a Independiente en el 2010. Imposible olvidarlo…

El 9 de mayo de 2010 no es un día cualquiera en la historia del club, ese día se jugó un partido lleno de emociones, que sería clave para la coronación del equipo en la fecha siguiente. El Bicho llegaba a la penúltima fecha con 35 puntos y un equipo que se iba haciendo más fuerte con cada partido que pasaba, tenía una racha de 11 partidos sin perder y metía presión a los equipos de arriba. A falta de 2 fechas para terminar el torneo, el equipo estaba segundo.

El equipo se enfrentaba a un duro Independiente, que entre sus jugadores tenía a Leonel Núñez, un ex Argentinos. Apenas salieron los equipos a la cancha, se sentía una gran emoción y expectativa en la gente, que sabía que éste no era un partido más. A los 15 minutos del primer tiempo llegaban las malas noticias para los dirigidos por Claudio “El Bichi” Borghi, el arquero Nicolás Péric se iba a desgarrar, dando lugar al ingreso de Luis Ojeda que se iba a hacer cargo del arco del Bicho en uno de los partidos más emocionantes del campeonato. 11 minutos más tarde llegaría la primera emoción de la noche, y sería para poner al frente al Bicho, un gran pase de Calderón,  Pavlovich iba a hacer el primer gol del partido. Sin embargo después de ese gol que hizo que la tribuna enloqueciera de alegría, el partido se pondría muy cuesta arriba.

El que todos conocían sería el que por un largo rato amargaría las tribunas, Leonel Núñez ,1 minuto después del gol de Pavlovich, se acercaría al banderín del córner y con su botín derecho haría que la pelota viaje directamente desde el banderín hasta el segundo palo, entrando en el arco y marcando un gran gol olímpico. Ni siquiera el mismo Núñez podía creer el gol que acaba de hacer y encima le tocó hacérselo al club donde había crecido, su única reacción fue taparse la boca y nariz con manos, casi sin entender que acababa de hacer. A los 35 minutos del primer tiempo, Calderón iba a hacer un gol que luego sería anulado por posición adelantada, la suerte parecía estar jugando con los corazones de nuestra hinchada. El segundo gol que iba a recibir el equipo no se iba a hacer esperar mucho, Darío Gandín otro con pasado en Argentinos, iba a poner arriba al equipo de Avellaneda a los 2 minutos del segundo tiempo, y lo iba a festejar a puro grito. En las tribunas nadie podían creer lo que estaban viviendo, definitivamente era un partido que iba a tener muchísimas emociones.

Después del duro golpe que significó el segundo gol de Independiente, el Bicho salió a presionar más arriba y empezaron a aparecer espacios atrás, tanto es así que sólo 7 minutos más tarde del gol de Gandìn, Núñez iba a estrellar un pelotazo en el travesaño que luego iba a pegar en la línea de gol e iba a salir disparada como una bala para arriba. Argentinos necesitaba hacer goles si quería seguir con posibilidades de ser campeón, pero no conseguía incomodar a Gabbarini. Quedaban solamente 2 fechas y el líder, Estudiantes, estaba empatando en La Plata, resultado que favorecía al club porque de lograr una victoria, el equipo se consagraría campeón, pero nada más alejado de eso cuando quedaban menos de 45 minutos para el final del partido; y las cosas iban a empeorar. El equipo siguió presionando arriba, pero no conseguía hacer mucho daño, sino más bien habilitaba a que Independiente jugase al contraataque. Finalmente a 24 minutos de que termine el partido, El Gordo otra vez iba a amargar al club, ya que iba a poner el 1-3 para Independiente. Pasaron 4 minutos y Núñez iba a salir de la cancha reemplazado, entre insultos y silbidos. Después del tercer gol de los de Avellaneda el equipo sabía que tenía que hacer más goles o se iba despidiendo de ese sueño de ser campeones, es por eso que a los 28 minutos del segundo tiempo, Pavlovich iba a marcar de nuevo y así le iba a poner más emoción al partido. El equipo presionaba pero no podía hacer los goles, las jugadas llegaban hasta el arco, pero no podían concretar, hasta que a 2 minutos del final, después de una jugada sucia, Juan Sabia iba a marcar el 3 a 3 e iba a poner a delirar a todos ¿Se podía estar acercando una épica remontada?. Finalmente en el minuto 48 del segundo tiempo (se habían adicionado 4)  Matías Caruzzo  iba a marcar el 4 a 3 haciendo que las tribunas instantáneamente se transformen en una fiesta y dando el puntazo final para terminar una épica remontada que serviría como partido bisagra para acercarse al último partido del torneo como únicos líderes.

Luego llegaría Huracán, pero esa es otra historia…