Categorias

Lunita tucumana

Author
Argentinos Juniors se trajo tres puntos de oro de su visita a la ciudad de Tucumán y revirtió una racha de seis encuentros sin triunfos. Goles de Santiago Silva y Gabriel Hauche sobre el final del partido para la victoria por 2-0.

El equipo de Dabove llegaba a la siempre difícil plaza tucumana con un andar sinuoso en 2020 y con el antecedente de más de 46 años sin ganar en el estadio José Fierro. Afortunadamente, las rachas están hechas para romperlas. Con contundencia y carácter pero sin brillar, nuestro equipo vuelve a La Paternal con un triunfo muy valioso, que se explica por su mayor peso ofensivo en el segundo tiempo y por una buena lectura del partido de un entrenador que supo aprovechar las ventajas que le ofreció el rival. La sapiencia del demonio Hauche y del pelado Silva hicieron el resto.

El partido estuvo lejos de lo vistoso, y comenzó con mucho estudio mutuo por parte de dos equipos que acusaban cansancio por sus respectivos duelos de copa en la semana. Argentinos tenía mayor posesión pero lucía inconexo, sobre todo en el último cuarto de cancha. Allí, una delantera compuesta por Gabriel Hauche, Santiago Silva y Edwar López no parecía empalmar. Eso condujo a que las charlas entre Hauche y el colombiano sean constantes, ya que debían buscar cómo jugar sin chocar. En el mediocampo, sobresalieron Iván Colman y Franco Moyano. Casi no tuvieron entregas incorrectas, pero sus buenas intervenciones se diluían pasados los tres cuartos de cancha. Todos los intentos por filtrar líneas con pelotazos largos cayeron en saco roto.

El local, por su parte, tenía mayor facilidad para llegar al área rival con sus contragolpes característicos. Atacaba sobre el sector derecho de la defensa de Argentinos y se volvió más intenso pasada la media hora de partido. Llegaba con muchos hombres y pudo conectar buenos contraataques. Si bien la defensa solía responder de forma eficaz, de a poco Lucas Chaves fue cobrando protagonismo y se erigió en el jugador decisivo del equipo en ese lapso. Una vez más, tuvo una actuación sobria y precisa, manejando muy bien los tiempos para anticipar y salir a cortar con los pies. El Bicho seguía sumido en sus propios enredos y dejó pasar los primeros 45 minutos sin disparar al arco.

La primera llegada clara de Argentinos ocurriría recién a los cinco minutos y medio de la segunda parte. Edwar López, quien colaboró mucho en la recuperación pero estuvo muy impreciso para entregar, remató sin ver que Hauche llegaba en soledad por el segundo palo. El equipo adelantó sus líneas pero solía quedar desarmado en el retroceso, acabando a merced de un local que era más punzante con sus aceitadas contras. En líneas generales, el trámite del partido seguía siendo muy trabado. Esa sucesión de faltas y el marasmo en el mediocampo condujeron a que Iván Colman se desdibuje y casi no intervenga en el segundo tiempo, siendo sustituido a los 19 minutos y medio por Nicolás Silva. El ex Banfield ingresó de la misma manera que lo hizo el martes ante Huancayo: movedizo y volcado al ataque, pero poco claro en los pases. Instantes después, recibió de Hauche y tocó para Elías Gómez (de irregular tarea hasta ese momento), quien sacó un sorprendente disparo de tres dedos que pasó boyando frente a la línea de gol y no entró por pura casualidad.

La historia comenzó a cambiar recién pasados los veintiséis minutos. Leandro Díaz, centrodelantero y capitán del Decano, vio la roja tras un innecesario codazo en el rostro de Miguel Torrén. Con las cosas 11 contra 10, el equipo de Dabove se paró mejor en la cancha. Aprovechó los cambios siempre ofensivos del entrenador y un súbito quedo de la formación rival. Gabriel Hauche se plantó en el lugar de referente que le impone su trayectoria y se convirtió en el caudillo, pidiendo todas y llevando peligro al arco rival. A los 35 minutos y medio, Elías Gómez fue derribado en el borde interno del área grande y en las narices del árbitro Delfino, quien no dudó en sancionar la pena máxima. Santiago Silva, el más experimentado del plantel, pidió la pelota y no tuvo empacho en clavar un derechazo inatajable al ángulo izquierdo del arco de Sánchez.

El gol terminó de enderezar la nave y el Bicho se pareció mucho más al del segundo semestre de 2019 que a su errática versión de 2020. Sobre los 88 minutos de juego, Elías Gómez recibió de Nicolás Silva y volvió a hacer de las suyas en el área del Decano. Armó una jugada bárbara en la que arrastró a dos defensores rivales, perdió la pelota, la recuperó y la mandó al medio. Los tucumanos no la despejaron del todo, permitiendo que el “mosquito” recupere y toque para Hauche que, optimista del gol, estaba sin marca cerca del punto penal. Definió tranquilo y selló una victoria que fue más necesaria que merecida, pero que se justificó ante todo en la tibieza del rival. Al final, apenas hubo tiempo para que Guillermo Acosta se lleve otra roja tras una agresión sin sentido. El triunfo vuelve a posicionar al equipo en la vanguardia y alivia al plantel de cara a la recta final de la Superliga.

Síntesis:
Atlético Tucumán 0-Argentinos Juniors 2 (S. Silva 81’ -penal-, Hauche 88’).

Atlético Tucumán: 24-Sánchez; 26-Toledo, 13-Gissi, 32-Ortiz, 30-Risso Patrón; 23-Carrera, 21-Erbes, 11-Fernández, 27-Lotti; 35-Alustiza, 9-Díaz. DT: R. Zielinski.
Suplentes: 1-Luchetti; 15-Cabral; 12-Melano, 22-Toledo.

Argentinos Juniors: 12-Chaves; 15-Sandoval, 2-Torrén, 16-Quintana, 24-Gómez; 5-F. Mac Allister, 17-Moyano, 8-Colman; 23-López, 9-S. Silva, 27-Hauche. DT: D. Dabove.
Suplentes: 33-Finochietto; 32-Aleo, 6-Angeleri; 30-Montero.

Árbitro: Germán Delfino.

Cambios: 55’ 16-Rojas x Erbes (CAT) y 17-Heredia x Fernández (CAT), 64’ 28-N. Silva x Colman (AAAJ), 73’ 8-Acosta x Alustiza (CAT), 79’ 18-Sosa x F. Mac Allister (AAAJ), 89’ 20-Vera x Hauche (AAAJ).

Amonestados: 14’ Quintana (AAAJ), 54’ S. Silva (AAAJ), 56’ Carrera (CAT), 66-López (AAAJ).

Expulsados: 71’ Díaz (CAT), 89’ Acosta (CAT).

Foto: Superliga Argentina
PRÓXIMA FECHA #VamosBicho

Deportesen AAAJ

SPONSORS OFICIALES