Noticias Depto. de Historia

Tradición: Juan Román Riquelme

El Departamento de Historia de la Asociación Atlética Argentinos Juniors se suma a los festejos por el 39º cumpleaños de su hijo pródigo con una cariñosa semblanza.

Divisiones inferiores y antecedentes
El caso de Juan Román Riquelme resultó ambiguo por largos años para el hincha de Argentinos Juniors, a pesar de ser un producto genuino de nuestra inagotable cantera y cultor de los valores profesionales y humanos que le fueron impartidos en nuestra institución. Tuvo sus mejores años jugando con la camiseta de Boca Juniors, club al que fue transferido antes de realizar su debut en Primera División. Ese traspaso, realizado por un importe irrisorio y en conjunto con la cesión de otros integrantes del equipo de Reserva era otra de las notas negativas que implicaba traer su recuerdo a colación en sus años de apogeo como futbolista. Al margen de esos desencuentros quedan los numerosos goles convertidos por el enganche en partidos jugados contra Argentinos, que –debe destacarse- siempre fueron seguidos por un pedido de disculpas a la parcialidad del Bicho.

Indicado como el mejor futbolista en la historia del cuadro “xeneize” y habiendo ganado prácticamente todos los certámenes posibles defendiendo los colores del club de sus amores, tuvo pasos desiguales por Barcelona y Villareal en España. Una temporada gris en el equipo catalán, signada por las desaveniencias con el excéntrico entrenador Louis Van Gaal dio paso a su transferencia al “submarino amarillo”. Al poco tiempo se convirtió en el líder futbolístico indiscutido del equipo de Castellón, con el que alcanzó las semifinales de la Champions League 2005/06. Volvió a nuestro país para jugar la Copa Libertadores con Boca Juniors al año siguiente y la ganó con total justicia, mostrando los mismos rendimientos superlativos que en su primer ciclo en el club.

El regreso del hijo pródigo
Independientemente de sus numerosos logros, por demás conocidos y admirados por los amantes del fútbol sin distinción de camisetas, siempre parecía haber algo pendiente entre Román y el club que lo formó. El vínculo cordial de gratitud que el jugador tenía con nuestra institución merecía transformarse en algo que habilitara a hablar de él más allá de incluirlo en un listado de grandes futbolistas que Argentinos formó pero no pudo llevar a la Primera División. Enfrentando los estertores de su carrera profesional y ante la situación crítica del club en el año 2014, finalmente fue que pudimos cumplir el sueño como hinchas de tener a quien probablemente sea el mejor enganche en la historia del fútbol argentino posterior a Maradona.

Resignando los flashes que le aseguraba una renovación de contrato lógica teniendo en cuenta el nivel de idolatría del que goza en Boca Juniors, Riquelme optó por bajar de categoría y formar parte de un plantel de hombres cuyo único objetivo era el esfuerzo mancomunado en pos de devolver al club al lugar al que pertenecía. A pesar del regreso al club de grandes ídolos como Matías Caruzzo y el “Lobo” Ledesma, fue Román el responsable de generar una auténtica –e inédita- revolución en Argentinos, que situó al club, recientemente descendido y sumido en una profunda crisis institucional, en el centro de atención del mundo del fútbol.

La campaña en Argentinos
A pesar de la existencia de ciertos malintencionados que cuestionaban su estado físico (debido a las lesiones recurrentes que había padecido en su último ciclo en Boca) o de versiones tan infundadas como absurdas de que sólo vendría al club para jugar encuentros como local, Riquelme demostró ponerse el overol desde el primer minuto y estar sumamente comprometido con el proyecto deportivo comandado por Borghi y Domenech. Empezó la temporada como titular en el partido de inicio del Torneo Transición de la Primera “B” Nacional en que Argentinos recibió a Boca Unidos a estadio lleno. Ovacionado hasta las lágrimas por muchos hinchas que vieron su sueño cumplido, destinatario de algunas coloridas banderas y de numerosos aplausos, estuvo muy participativo y marcó el gol del triunfo por 1-0. Su buena forma física y su desequilibrio fueron una constante a lo largo de un torneo que lo tuvo como figura excluyente y en que Argentinos fue el centro de atención del mundo del fútbol, a pesar de haber padecido cierta irregularidad en la primera mitad del certamen (algo que condujo al reemplazo de Borghi por Néstor Gorosito en la dirección técnica).

También fue decisivo para que el equipo avanzara en la Copa Argentina, más allá de no haber visto acción en el primer encuentro frente a Gimnasia y Esgrima de La Plata. Jugó como titular en los partidos ante Racing Club (donde convirtió un delicioso gol de tiro libre), Estudiantes de Buenos Aires (donde marcó de penal con una exquisita definición) y Rosario Central. La dura derrota ante el equipo “canalla” en San Juan frustró la ilusión de disputar la final que hubiera permitido acceder a copas internacionales, algo que se contrarrestó con la obtención del ascenso en un partido ante Douglas Haig disputado algunos días más tarde en el Diego Armando Maradona.

El paso de Juan Román Riquelme por el club dejó la cifra de 18 partidos jugados, cinco tantos y un ascenso, además de una inédita clasificación a las semifinales de la Copa Argentina. Más allá de las estadísticas, el recuerdo que prima entre la gente es el de su fabuloso nivel (que parecía superar con amplio margen el de sus rivales y, por momentos, el de ciertos compañeros de equipo), su rol como entrenador dentro del campo de juego, su carácter como referente pese a no haber sido el capitán y su extraordinaria humildad. Finalmente, pudo terminar su carrera profesional habiendo cumplido el primer gran sueño de su vida: jugar en Argentinos para así devolverle al club lo que éste le había brindado mediante su formación. Además, se dio el gusto de jugar en Primera junto a su entrañable amigo Cristian Ledesma, reviviendo por momentos la dupla de ensueño que habían formado en el mediocampo de las divisiones inferiores del club en la década de 1990.

Deseándole un muy feliz cumpleaños y contentos de saber que le sienta bien la vida luego del fútbol (tal ha declarado recientemente por televisión), le enviamos nuestro cariño y nuestra profunda gratitud pues, gracias a su nobleza y a su fidelidad, es que ahora podemos dejar atrás las ambigüedades de anatño y decir con orgullo que Riquelme comparte por completo la esencia de Argentinos.

REFERENCIAS HEMEROGRÁFICAS
Diario Olé (VV. EE., 2014)
Diario Clarín Deportivo (VV. EE., 2014)
Diario La Nación (VV. EE., 2014)
Revista El Gráfico (VV. EE., 2014)

Estadísticas de elaboración propia del Departamento de Historia de la Asociación Atlética Argentinos Juniors.