Noticias Depto. de Historia

Siempre vuelve

Al igual que en 1955 y 1997, Argentinos volvió a Primera tras ganar el torneo de segunda división. Aquí, un informe comparativo entre esas tres conquistas.

El equipo conducido por Gabriel Heinze acabó por redondear una brillante campaña y obtuvo el certamen tres fechas antes del final del torneo. Lo mismo ocurrió cuando se recuperó la categoría en la temporada 1955: aquella vez se adjudicó el único ascenso disponible tras superar por 2-1 a Quilmes tres jornadas antes del final. Ambas conquistas se dieron jugando como local en Juan Agustín García y Boyacá. La primera diferencia entre ellas radica en la ventaja obtenida en el logro más reciente. Mientras que el equipo de Fandiño terminó el torneo con un margen de 5 unidades respecto del subcampeón, el Argentinos de 2016/17 superó por once unidades a su más inmediato perseguidor. Con estos números, es el que mayores distancias pudo establecer respecto del segundo en los tres ejemplos estudiados, tanto en términos absolutos como relativos.

Si bien el juego de Argentinos se caracterizó por ser ofensivo y punzante en todo momento en el pasado campeonato, este fue el certamen de ascenso obtenido con la menor cantidad de goles a favor. Las 61 conquistas están lejos de los 72 goles convertidos en 1955 y de las 79 anotaciones récord de 1996/97. El equipo de Heinze sí destaca en el aspecto defensivo, pues sólo recibió 24 goles, algo aún más loable si se tiene en cuenta que se trató de un torneo de 44 partidos, más extenso que los de 1955 y 1996/97 (que contaron con 34 y 42 jornadas, respectivamente). Otro aspecto a favor del plantel actual fue el de la diferencia de gol, que fue de +37, superando por escaso margen al anterior mejor registro: los +34 logrados en la temporada 1996/97.

Uno de los aspectos en que las tres campañas muestran mayor paridad es en los resultados obtenidos jugando en condición de local. El torneo recientemente finalizado terminó con una sola derrota en casa (el 0-2 ante Brown de Puerto Madryn de la fecha 8), y estuvo cerca de igualar el inmaculado registro de 1955, sin derrotas en 17 partidos jugados en nuestro estadio. El certamen de 1996/97 no se queda muy atrás, pues apenas indica dos caídas jugando como local, ambas en la zona campeonato: un 2-3 ante Godoy Cruz por la 9º fecha y un 1-2 ante Los Andes por la 21º, jugados en las canchas de Español y Ferro, respectivamente.

A propósito de las campañas como local, en 1955 se continuó con una exitosa racha invicta en esa condición. Para inicios del certamen que se ganaría, el equipo acumulaba dieciséis jornadas sin derrotas en casa del torneo de 1954. A eso se suman los diecisiete encuentros invictos como local del torneo conquistado, arrojando un total de 33 juegos sin caídas. Si bien eso está lejos de las 18 fechas sin perder en casa que el equipo acumula actualmente, esa cifra todavía puede aumentar.

En las campañas en condición de visitante, el mejor registro es el del equipo que ganó el certamen de 1996/97, que apenas sufrió cuatro caídas fuera de casa. La diferencia resulta exigua con el plantel actual (que apenas cayó cinco veces) y con el recordado equipo de 1955 (que sufrió seis derrotas).

El gran equipo que Osvaldo Sosa devolvió a Primera en la temporada 1996/97 cuenta con otra marca a su favor, ya que fue el único de los tres que tuvo entre sus filas al goleador absoluto del torneo: Eduardo Bennett. El hondureño dio 23 pases a la red, y varios de ellos fueron decisivos como el triplete ante Quilmes en la penúltima fecha. Los numerosos goles de Braian Romero y de Francisco Fydriszewski quedaron muy lejos de las 30 conquistas del jugador funebrero Rodrigo Salinas, máximo artillero del torneo 2016/17.

Las grandes ventajas obtenidas en los tres ejemplos son un testimonio más de una realidad irrefutable: Argentinos es de Primera, ante todo por su histórica jerarquía.

REFERENCIAS ESTADÍSTICAS:
Consultadas en RSSSF.com
Créditos: Pablo Ciullini
Estadísticas de la temporada 2016-17 elaboradas por el Departamento de Historia de la Asociación Atlética Argentinos Juniors.
Imagen: Jorge Junes