Noticias Fútbol

"Hoy solo se me cruza Argentinos por la cabeza, dar lo mejor y disfrutar acá"

La estrella del Bicho Nicolás González cuenta un repaso de su carrera, iniciando por su primer año en la B Nacional con Gabriel Heinze como entrenador, pasando por el día del ascenso hasta llegar al reconocimiento del medio Four Four Two.

“Cuando me pasan cosas buenas pienso en mi familia” dijo el delantero el día en que Argentinos regresó a la máxima categoría del Fútbol Argentino, y se ve que no se puede sacar a sus padres, abuelos y todos sus seres queridos de la mente porque las noticias positivas parecen tener un imán hacia él. En la última semana, un importante medio europeo lo nombró el 41 mejor jugador Sub-20 del planeta, reconociendo el brillante momento que vive y colocando nuevamente al club en boca de todos por su fiel apodo: El Semillero del Mundo.

Ya llevás más de un año como futbolista profesional, estás en un buen momento e imagino que disfrutándolo
“Exacto, acompañado de mi familia y del grupo que formamos en el club. Vivo en el lugar que siempre soñé pero eso no se saca de la cabeza saber que esto recién empieza y que eso me lleva a estar enfocado en seguir adelante, jugando y demostrando lo mejor que puedo en la cancha”.

Vamos por etapas, empezamos por tu primer año, aquel campeonato ganado en la B Nacional con el director técnico que te hizo debutar, Gabriel Heinze ¿Qué podés decir del Gringo?
“Fue muy lindo lo que hizo Gabriel conmigo, me hizo debutar y aprender mucho de él. Junto a su cuerpo técnico son unos genios, saben mucho y son amantes del trabajo y de este deporte, a tal punto que hasta encuentran cada detalle para poder vencer al rival. Heinze puntualmente es un técnico bárbaro a quien hoy en día todos quieren tener”.

Seguimos enfocados en la B Nacional. Tuviste la suerte, posibilidad y habilidad de anotar el gol del ascenso. ¿Qué sensaciones y recuerdos te trae aquel momento?
“Cada día siento lo mismo que aquella vez. No lo puedo creer aún, el gol lo tuve que ver miles de veces porque no caigo en la situación, es más, hasta el día de hoy lo sigo viendo. Yo nací en este club y quería devolverle algo a toda la gente de Argentinos que siempre me quiso y me dio la posibilidad de estar acá. Cuando Migue (Torrén) me tiró el pase largo se me cruzaron muchas situaciones por la cabeza, sabía que podía frenarla bien o se me podía ir lejos, ya cuando vi la pelota entrar se me cruzó mi familia y el esfuerzo que hicieron para que yo esté ahí parado”.

Se dio el ascenso que alegró a todos los hinchas de Argentinos  y del buen fútbol. ¿Creés que este equipo va a ser para recordado con el correr de los años?
“Creo que si porque el club había perdido su identidad de jugar bien al futbol, Heinze dejó de lado los pelotazos que tanto abundaban antes de su etapa y puso la pelota el piso. Esto se puede ver claramente en los goles que hacíamos, como contra All Boys en La Paternal o contra Nueva Chicago de visitante, eso antes no se hacía, mucho menos en el Nacional B, muchas personas nos miraban por lo que lográbamos y comentaban nuestras buenas actuaciones, eso era y es muy lindo”.

Llegamos al presente, en donde te estás desempeñando en una posición nueva para vos.
“Si, juego en un lugar prácticamente nuevo pero trato de disfrutarlo y dejar lo mejor dentro de la cancha, mis compañeros me dan mucha confianza y eso ayuda. Igualmente se que tengo que ir por más”.

Este buen momento te llevó a que la revista europea Four Four Two, una de las más prestigiosas en el mundo, te valoró como el 41 mejor jugador Sub-20 del planeta. ¿Caés en lo que te dicen?
“Antes que anda hay que aclarar que tanto como me tocó a mí, también pudo haber estado Alexis (Mac Allister). Esto no es un logro personal, es un reconocimiento hacia todos mis compañeros que me dan la confianza necesaria, es un mimo muy lindo que me da fuerzas para ir para adelante”.

Y a pesar de este premio no tuviste la posibilidad aún de jugar en la Selección Sub-20. ¿Te preguntas por qué?
“No lo pienso, lo que si quería era ir al Mundial Juvenil aunque en parte fue bueno no participar porque coincidía con las fechas en las que Argentinos peleaba el ascenso, que era el principal sueño que tenía. Me hubiese gustado, no te digo que no, pero no me tocó y no me puedo reprochar por nada. Hoy solo se me cruza Argentinos por la cabeza, dar lo mejor y disfrutar acá”.

Tuvieron una racha de cuatro victorias consecutivas y luego cayeron ante Estudiantes. ¿Creés que Argentinos va a dar que hablar en el campeonato y que, por más que el objetivo principal es mantenerse en Primera, puedan entrar a una copa?
“Nosotros sabemos que ganando salimos de la zona de descenso y que una cosa lleva a la otra. Nuestras metas dependen exclusivamente de nosotros, por ahora estamos sacando muy buenos resultados”.

El plantel tiene dos referentes, Gastón Machín y Leonardo Pisculichi. ¿Qué te aporta tener estas dos figuras compartiendo el inicio de tu carrera?
“Me ayudan a crecer muchísimo, ambos están siempre predispuestos a ayudar, me aconsejan seguido y eso me da tranquilidad para trabajar y crecer. Ellos jugaron en clubes muy importantes del ámbito local y en algunos internacionales y no por eso se la creen, nunca sobrepasan a ninguno de los demás, al contrario, son tan humildes que hasta los considero pibes como yo pero con mucha experiencia encima. Los jóvenes aprendemos mucho de eso, yo en particular intento copiarlos para poder ser como ellos cuando me toque a mi estar ese lugar”.